El aceite de oliva: el producto delicatessen por excelencia

A día de hoy, y en la cocina mediterránea, el aceite de oliva se puede considerar algo imprescindible en la cocina. Pero, si tanto lo usamos, ¿cuáles son esos beneficios que nos aporta y que propiedades tiene?
Antes de nada, se necesita saber que el aceite de oliva es un aceite vegetal de uso principalmente culinario que se extrae del fruto del olivo, conocida como aceituna u oliva. No obstante, no todos los aceites de oliva son del mismo tipo. En la UE, se pueden comercializar al por menor hasta cuatro tipos de aceite:

  • Aceite de orujo de oliva: mezcla de aceite de orujo de oliva refinado y aceite de oliva virgen o virgen extra.
  • Aceite de oliva: mezcla de aceite de oliva refinado (aceite que no ha alcanzado la calidad suficiente) y aceite de oliva virgen o virgen extra.
  • Aceite de oliva virgen: compuesto por aceite de oliva que no supera un cierto umbral de defectos. Dicho de otra forma, los defectos deben ser casi imperceptibles.
  • Aceite de oliva virgen extra: Igual que el anterior pero obtenido directamente de las aceitunas en buen estado mediante procesos mecánicos. Puede decirse que es el aceite perfecto.

Hablando del mejor aceite y el más natural, el aceite de oliva virgen extra, se puede decir que es un tipo de aceite con gran poder antioxidante y que contiene gran cantidad de vitaminas tales como A, D, E y K. También, es rico en ácidos grasos monoinsaturados, lo que ayuda a aumentar lo que se conoce como el colesterol bueno o HDL. Estos ácidos grasos son fundamentales y muy importantes para nuestras funciones vitales.
Pero, aparte de estas propiedades, los beneficios que nos aporta el aceite de oliva en general son bastante numerosos:

  • Ayuda en la eliminación del colesterol malo o LDL, evitando, así, la aparición de enfermedades cardiovasculares y arteriosclerosis.
  • Ayuda a reducir la tensión alta o hipertensión.
  • Ayuda a controlar la cantidad de glucosa en sangre. Este beneficio es especialmente bueno para personas que sufren diabetes, ya que con una pequeña cantidad de aceite son capaces de poder regularla.
  • Ayuda en la absorción de calcio y en la de minerales como fósforo, magnesio y zinc.
  • Mejora las funciones de la vesícula biliar y previene ciertos tipos de cáncer.
  • Ayuda en el desarrollo de la capacidad cerebral.
  • Es un producto que favorece la hidratación y nutrición de la piel y la protege. En caso de daños, también es capaz de repararla, así como el cabello.

No obstante, también se debe tener en cuenta que el aceite de oliva es un alimento que debe ingerirse con cierta moderación, ya que aporta muchas calorías. Aunque estos son solo algunos de los beneficios que aporta el aceite de oliva, se puede observar que estos son numerosos. Precisamente por esto, y no solo por su apariencia, se lo conoce como Oro Líquido y se puede encontrar en cualquier tienda de delicatessen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *